Viendo un atardecer en la playa, Fran se abrió a Miguel. Los gruñones tienen corazón\r\n